CONGRESOUP-FOTO2BISCONGRESOUP-FOTO1 Madrid, 22 de enero de 2018.- El I Congreso Nacional de las Profesiones, organizado por Unión Profesional (UP) y celebrado en la Facultad de Medicina del 18 al 19 de enero, ha sido todo un éxito, tanto de asistencia como por la brillantez de las ponencias presentadas estos dos días. Comenzaba su discurso inaugural el presidente de UP, Jordi Ludevid, afirmando que «Las profesiones europeas necesitan hoy un gran debate y un enorme esfuerzo de regeneración, al servicio de las nuevas necesidades personales y colectivas».

«Las profesiones colegiadas conforman una categoría social reconocida, que es a su vez consecuencia de la evolución histórica de siglos, alcanzando su estatus actual en los Tratados de Roma (1957), recogidos y desarrollados con posterioridad en diferentes normas y costumbres de los distintos países europeos», precisaba el presidente de UP y vicepresidente de CEPLIS (Consejo Europeo de las Profesiones Liberales). En España, es en la Constitución de 1978, en su artículo 36 donde aparece de manera explícita.

Por su parte, Rosa Romero, vicepresidenta del Congreso de los Diputados, en su intervención inaugural, recordaba el 40 aniversario de la Constitución en este 2018 y se comprometía a «hacer efectiva la interlocución de las profesiones con los miembros de la Cámara Baja». Y, la directora general del trabajo autónomo, economía social y RSE, Carmen Casero, directora general del trabajo autónomo, economía social y RSE, afirmó que «necesitamos más y mejores profesionales que se preocupen por la deontología y por la formación continua», así como que los jóvenes se acerquen a los colegios profesionales.

Victoria Ortega, vicepresidenta de Unión Profesional, fue la encargada de presentar la Carta de las Profesiones Colegiadas, un documento de partida, en el que se describía el concepto, la identidad, su inclusión en la Constitución y el sistema de las profesiones colegiadas. «La identidad de las profesiones colegiadas deviene del hecho profesional como concepto incardinado en la sociedad de los países más avanzados que recogen su esencia basada en principios y valores consolidados», especifica este testimonio de las profesiones organizadas en colegios profesionales, agrupados en Consejos Generales y Colegios Nacionales, 33 de ellos, miembros de Unión Profesional.

Esta estructura puede resumirse en el lema del I Congreso Nacional de Profesiones. «Nos atreveríamos incluso a declarar que España se estructura como un país de profesiones, que devienen en un instrumento estratégico para la buena gobernanza, la prestación de servicios de interés público y la cohesión social», afirmaba Jordi Ludevid en su discurso inuagural.

DESARROLLO DE LAS JORNADAS

Y, con estas palabras, daba comienzo este encuentro en el que a  lo largo de dos jornadas se han abordado en torno a tres ejes, cuatro ponencias a cargo de Amelia Valcárcel, Arcadi Gual, Diego López Garrido y Emilio Ontiveros y cinco mesas de debate.

En este I Congreso Nacional de las Profesiones ha estado muy presente el INGITE. Su presidente, José Javier Medina, moderó el segundo eje que giró en torno a: “La participación de las Profesiones en los proyectos de innovación social. Pacto de Estado y otros»”. Durante la presentación de este eje, José Javier resaltó que “los profesionales estamos presentes en todos los roles y status sociales: empresarios, trabajadores, emprendedores, políticos, usuarios…”. Por ello, “debemos ser visibles” y ser los verdaderos protagonistas de lograr pactos sociales.

Por su parte, José González Granados (presidente del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales), fue el encargado de relatar y resumir la mesa redonda que giró en torno a: “Elementos esenciales de una profesión colegiada (Eje temático 1), en la que también participó Alfredo Sanz Corma (vicepresidente de Unión Profesional y presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica).

Andrés Díez Galilea (presidente del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Topografía), habló de la importancia del Desarrollo Profesional continuo (Eje 2) y explicó que el futuro está en seguir desarrollando en España modelos de certificación de profesionales, como el impulsado desde el INGITE.Carlos Dueñas (presidente del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas) y José Luis Leandro (presidente del Consejo Superior de Colegios de Ingenieros Técnicos de Minas), intervinieron en la mesa redonda que giró en torno a “Pactos de Estado” (Eje 3). En esta mesa se puso de manifiesto la necesidad de que los colegios profesionales tengan voz en los pactos de estado y en los proyectos de innovación.

En la segunda jornada el protagonismo fue trasladado a los decanos, presidentes y representantes o delegados de las corporaciones colegiales, que reunidos en asamblea apoyaron la Declaración de las Profesiones Colegiadas, un documento que recoge en varios puntos el compromiso de este subsector con la sociedad, con los proyectos de innovación social y la sostenibilidad económica y ambiental, la garantía constitucional insustituible que poseen las corporaciones colegiales, así como la relevancia del concepto de acto profesional, en cuya definición se asume la prestación de un servicio por un profesional cualificado.

 Previamente, todos los congresistas inscritos (más de 450) han votado las conclusiones de este primer encuentro de las profesiones, cuyo objetivo ha sido compartir, analizar, valorar y comunicar lo que es común y esencial al ejercicio profesional, desde sus raíces. Entre ellas: «Unión Profesional, como entidad representativa de las corporaciones colegiales de ámbito estatal, debe llevar a cabo la interlocución reglada con los poderes públicos para los asuntos de interés común, facilitando puentes de unión entre lo público y lo privado y favoreciendo e impulsando los acuerdos necesarios, a los que han de llegar los estamentos políticos».

Además, los profesionales presentes han podido disfrutar de un diálogo abierto entre el presidente de Unión Profesional, Jordi Ludevid y el filósofo Javier Gomá, premiado el pasado 19 de octubre por UP en la ceremonia Premios Medallas y Distinciones en el Senado, en el que se han planteado cuestiones como la ejemplaridad en las profesiones o la ‘elegancia’ (arte de elegir bien) de la profesión liberal.

CLAUSURA

En el acto propio de clausura, Jordi Ludevid, recordaba el lema de este Congreso, Un país de profesiones, «profesiones consolidadas, orgullosas de su identidad, conscientes de la necesidad de autoexigencia y regeneración, pero convencidas de su aportación y su utilidad social». El presidente de UP también señaló que las profesiones colegiadas «resultan clave para la cohesión y la innovación social y que son imprescindibles para garantizar los derechos ciudadanos básicos, y la competitividad y productividad económica». Y es que, «las profesiones no son el problema, sino la solución a los problemas».

La vinculación de las profesiones con la Universidad ha vuelto a hacerse evidente con la presencia en este acto del Secretario General de Universidades, Jorge Sáinz, para quién «la sociedad moderna se ha desarrollado gracias a los profesionales» y del Rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas, quién recordaba la función de la Universidad: «la creación de los profesionales. Es el sitio en el que reciben su primera formación».

El ministro de Justicia, Rafael Catalá clausuraba el I Encuentro de las Profesiones, destacando la necesaria existencia de las profesiones en la sociedad actual y el papel de los colegios profesionales como «termómetro» de todo lo que pasa en nuestro país. «Los colegios profesionales estáis llamados a ser palanca transformadora». Y así, consideraba que todos «tenemos el desafío de relanzar las profesiones».

UP-CONGRESO-2018-1024x381

Ver Declaración de las Profesiones Colegiadas.