El Instituto de Graduados en Ingeniería e Ingenieros Técnicos de España (INGITE), junto con la Mesa de Ingeniería Técnica y de Graduados en Ingeniería de Cataluña (METGEC), se han reunido, el jueves 17 de junio, con el Ayuntamiento de Barcelona para reivindicar los derechos de los ingenieros graduados y los ingenieros técnicos acceder a plazas de concurso público y ofertas laborales convocadas por la administración.

El presidente de INGITE, José Antonio Galdón, el decano del Colegio de Ingenieros Graduados e Ingenieros Técnicos industriales de Barcelona y presidente de METGEC, Miquel Darnés, y el asesor jurídico Juan Gracia, se han reunido con el gerente de Personas y desarrollo organizativo de la Ayuntamiento de Barcelona, ​​Javier Pascual, para abordar la polémica sobre la convocatoria de plazas de técnico superior en ingeniería del Ayuntamiento de Barcelona, ​​un concurso de oposición publicado el 10 de marzo que inicialmente estaba abierto a todos los graduados en ingeniería y que ha sido suspendido provisionalmente a causa de las alegaciones presentadas por cuatro Colegios profesionales de ingenieros de segundo ciclo, tradicionalmente llamados “superiores”.

Las agrupaciones INGITE y METGEC, que reúnen más de 300.000 profesionales de la ingeniería, piden al Ayuntamiento de Barcelona que reabra el concurso lo antes posible ya que, si bien entienden que algunas plazas específicas del cuerpo superior del Estado estén reservadas a los ingenieros de máster, no queda en absoluto justificado que en las plazas de la categoría del Grupo A1, como era el caso de las ofertadas por el Ayuntamiento, se discrimine a los ingenieros graduados ya que, por formación y competencias, están perfectamente habilitados para desarrollar las tareas de estos puestos de trabajo.

La polémica por la discriminación de los ingenieros técnicos y de grado empezó con la implantación del Plan Bolonia a los estudios de ingeniería, que generó confusión en las titulaciones universitarias. El año 2017 la METGEC ya se reunió con la entonces Consellera de Gobernación de la Generalitat, Meritxell Borràs, para pedir al gobierno catalán que las bases de las convocatorias de los procesos de selección respetaran la ley de función pública para evitar que excluyeran indebidamente los ingenieros graduados y técnicos.

El presidente de INGITE, José Antonio Galdón, recordó que “cuando las administraciones cierran el paso a los graduados en ingeniería a las convocatorias de plazas del Grupo A1 están incumpliendo la Ley del Estado del Estatuto Básico del Empleado Público”. Por su parte, Miquel Darnés, presidente de METGEC, explicó que “España representa una anomalía, ya que en el resto de Europa no se hace esta distinción”, y reclama que se cree un solo nivel de ingeniería tal como sucede en el resto de países europeos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This